ARTICULOSASOCIADOSCOMUNIDADES DE PROPIETANIOSCOLABORADORESPROVEDORES

Pulse aquí
 
VALCAP Internet

 
Home
 
NUESTRO BOLETIN
"LLAVE EN MANO".
Las últimas novedades y noticias del mundo inmobiliario. ¡¡¡Suscribase a nuestro boletín.!!!
 

 
 
NOVEDADES
 
Valcap Madrid

 
 
valcap partnerlinks
 
1999-2005
eXTReMe Tracker 2006 - 2008
Private tracker


Creado por:

www.h2media.es

© 2008 Valcap.es

UNA MUJER MUERE AL CAER POR EL HUECO DE UN ASCENSOR, QUE QUEDO ENTRE DOS PISOS

ABC Madrid, jueves 16-3-2000

UNA MUJER MUERE AL CAER POR EL HUECO DE UN ASCENSOR, QUE QUEDO ENTRE DOS PISOS

Un corte de luz para reparar una avería desató ayer la fatalidad en el distrito de Arganzuela. Una mujer y su hija de diez años quedaron atrapadas en el ascensor entre dos pisos. El portero del edificio consiguió sacar a la niña, pero su madre al intentar saltar sola perdió el equilibrio, se precipitó al vacío por el hueco del elevador y rodó casi 20 metros hasta el foso del bloque. Angela María F. D., de 42 años, murió en el acto.

¿No puede explicarse este desdichado accidente sin recurrir al destino? repetía ayer un vecino de la víctima ? Como es posible que un simple corte de luz haya podido acabar así? Las flechas de la ira se dirigían hacia la compañía Unión Fenosa, responsable del suministro eléctrico, aunque algunos, los menos, matizaban que quizá la mujer debía haber esperado a que la rescataran ?Cuantas veces se bloquea un ascensor y no pasa de un susto, pero esto es increíble?

OTRO CORTE LA NOCHE ANTERIOR

Angela y su hija vivían en el 5ºD del número 34 de la calle Arganda. Poco después de las nueve y media de la mañana tomaron el ascensor como cada día, ignorando que unos técnicos subcontratados por Unión Fenosa trataban de averiguar en esos momentos por qué salía humo de la caja general de protección de la corriente, instalada en el edificio de al lado, en el número 38. La noche anterior los vecinos de los bloques 32, 34 y 38 ya se habían quedado sin luz durante dos horas y media debido al mismo problema. Los operarios cortaron el suministro ante lo que consideraron una emergencia, sin avisar, como es habitual en esos casos, según fuentes de Unión Fenosa.

Angela y su hija quedaron atrapadas y a oscuras nada más subir, entre los pisos quinto y cuarto. La caja del elevador quedó a unos ochenta centímetros de la cuarta planta. No funcionaban los timbres ni las alarmas. Según las primeras informaciones, el portero y otra persona oyeron los gritos de la madre e hija y subieron de inmediato. La pequeña estaban muy asustada y sólo quería que la sacaran de ese cepo. Aprovechando el espacio que quedaba libre, los dos hombres sujetaron a la niña por las piernas y ayudados por la madre consiguieron bajarla al descansillo. La parecer, la mujer se empecinó en que ella podía descender sola. A tenor de las versiones ofrecidas por los testigos, Angela, de complexión muy robusta, se sentó en el ascensor, pero en lugar de impulsarse hacia adelante y saltar, se dejó caer y el peso del cuerpo hizo que se precipitara por el hueco sin que pudieran hacer nada por ayudarla. Rodó casi 20 metros ya que el edificio de siete plantas, cuenta además con dos sótanos, hasta impactar en el suelo. Los bomberos del Ayuntamiento acudieron al lugar ya bajaron, junto con un médico del Samur, al foso del espacio del ascensor, donde el facultativo comprobó que la víctima había fallecido.

Vicente Martínez, responsable del mantenimiento de los ascensores -hay dos en cada inmueble- explicó que ?si la cabina hubiera quedado diez centímetros más abajo, no hubiera ocurrido nada? e insistió en que el elevador no sufrió ninguna avería.

SUBCONTRATA DE UNION FENOSA

La Policía y el juez de guardia se trasladaron al lugar y éste ordenó que se detuviera a los dos operarios que cortaron el suministro. Ambos prestaron declaración en la comisaría de Arganzuela y quedaron en libertad horas despues. Están acusados de un delito de imprudencia pese a que en su testimonio ante los agentes manifestaron que habían pedido permiso a Unión Fenosa para interrumpir la corriente sin avisar a los vecinos, debido al humo y las chispas que salían de la caja general de protección. El inspector encargado de las diligencias citará próximamente al responsable de la compañía eléctrica que autorizó el corte del fluido, según fuentes policiales.

A las tres de la tarde, los vecinos de los mencionados bloques seguían sin luz aunque según fuentes de Unión Fenosa el servicio se restableció dos horas después y lo que es peor, nadie les había comunicado las razones del corte. Al nerviosismo y la preocupación por lo ocurrido se fue sumando la indignación. Casi nadie comió ayer en su casa; las linternas aparecían por todas partes y las personas mayores se quejaban de no poder subir a sus viviendas.