ARTICULOSASOCIADOSCOMUNIDADES DE PROPIETANIOSCOLABORADORESPROVEDORES

Pulse aquí
 
VALCAP Internet

 
Home
 
NUESTRO BOLETIN
"LLAVE EN MANO".
Las últimas novedades y noticias del mundo inmobiliario. ¡¡¡Suscribase a nuestro boletín.!!!
 

 
 
NOVEDADES
 
Valcap Madrid

 
 
valcap partnerlinks
 
1999-2005
eXTReMe Tracker 2006 - 2008
Private tracker


Creado por:

www.h2media.es

© 2008 Valcap.es

Los tribunales niegan la condición de consumidores a propietarios de viviendas

La Audiencia Provincial de Toledo niega que los propietarios de inmuebles que luego subrogan la hipoteca contratada por el constructor tengan una relación de consumo con la entidad bancaria que concedió el crédito. El tribunal deniega la protección especial que la condición de consumidores otorgaría a los propietarios de unas viviendas. La entidad mercantil concedió un crédito hipotecario a una empresa constructora para la construcción de unas viviendas. El contrato de préstamo incluía una cláusula por la cual, si se dejaba de pagar se resolvería el contrato mediante su vencimiento anticipado. Los prestatarios dejaron de abonar las cuotas de amortización del crédito, por lo que la entidad bancaria reclamó que se anticipara el vencimiento del crédito. Los propietarios acudieron a los tribunales para que declarara nula la cláusula que establecía que el impago de los plazos del crédito hipotecario supondría la resolución del contrato. La Audiencia Provincial de Toledo asegura que ?ni las disposiciones que contiene la Ley General para los Consumidores y Usuarios que se alegan, ni las de la Ley sobre Condiciones Generales de la Contratación, la cual expresamente condiciona la nulidad de las cláusulas abusivas al hecho de que el contrato se haya celebrado con un consumidor son de aplicación en el presente caso?. La resolución afirma que en este supuesto no se trata de ?una verdadera relación de consumo, entendida como relación de derecho privado en la que alguna persona física o jurídica aparece como destinataria final de bienes o servicios, quedando excluidas las relaciones entre simples particulares o entre empresarios?. El tribunal mantiene que en este caso no existe la situación de desigualdad que ?justifique la singular protección jurídica dispensada al consumidor?. Respecto a la cláusula resolutoria del contrato, la audiencia afirma que ?nada cabe objetar a la licitud de las cláusulas de resolución anticipada, cuando tal derecho se apoye en una causa justa y objetiva, siempre que, esta aparezca expresada en el contrato, goce de la necesaria corrección, sea conforme a la naturaleza del contrato y tenga entidad suficiente para fundamentar tan grave consecuencia?.