ARTICULOSASOCIADOSCOMUNIDADES DE PROPIETANIOSCOLABORADORESPROVEDORES

Pulse aquí
 
VALCAP Internet

 
Home
 
NUESTRO BOLETIN
"LLAVE EN MANO".
Las últimas novedades y noticias del mundo inmobiliario. ¡¡¡Suscribase a nuestro boletín.!!!
 

 
 
NOVEDADES
 
Valcap Madrid

 
 
valcap partnerlinks
 
1999-2005
eXTReMe Tracker 2006 - 2008
Private tracker


Creado por:

www.h2media.es

© 2008 Valcap.es

OBSERVACIONES SOBRE RESPONSABILIDAD PROFESIONAL

OBSERVACIONES SOBRE RESPONSABILIDAD PROFESIONAL SEGUNDA PARTE

Ya hemos visto la importancia y aun la gravedad que puede tener para el arquitecto la existencia de vicios en una obra.  En lo que hace a la tranquilidad creo que la ruina parcial o total se lleva el primer premio, pues puede serle reclamado al arquitecto su responsabilidad hasta un plazo de 10 años después de recibida la obra (ampliaremos el tema).  En el segundo puesto y a una distancia prudente, pues no pretendo compararla con una ruina, viene el vicio oculto.  ¿ Por qué la comparación ?  Imaginen que dentro de unos días reciban el llamado telefónico de un ex-comitente a quien le habían realizado el proyecto y dirección de una obra consistente en una vivienda unifamiliar de una sola planta.  Fue un lindo trabajo, aunque durante la dirección hubo que seguir muy de cerca de " Don Guzman" (Personaje del Constructor creado en forma imaginaria o no a nivel internacional por el arquitecto Cordobés Néstor Daniel Dalmasso quien también es coautor de la página WEB del Arq. Murphy - Ver boletín nº 7)  quien realizó la construcción, pues este no estaba muy dispuesto a seguir las instrucciones del Director, "... este arquitecto es muy joven para saber algo o darme órdenes a mi..." ¿ Les suena conocido esto ?.  La cuestión es que la obra había llegado a su fin y fue recepcionada.  Todavía Usted recuerda el "asado" que preparó Oscarcito, su comitente, festejando la finalización de la obra.  Si hasta "Don Guzmán" ya lo respetaba un poquito mas, aunque seguía pensando que la obra era mérito de él ".... el arquitecto mucho planito y numeritos, pero al final el que calzaba bien las vigas o mantenía los niveles.... ¿Sigue reconociendo la letra de la canción?  Era el 20 de Febrero de 1998.

Vocabulario básico: ASADO - En el Río de la Plata se conoce asi la tira de costillar de la res. Cocinado a la parrilla cualquier parte de la vaca y cuando hablamos de parrillada lo podemos acompañar de carne porcina y/o de cordero y no podemos hablar de asado si no ponemos arriba de la parrilla unos "Chorizos" (no confundir con el bife de chorizo que es la parte ubicada sobre el lomo a cada lado del espinazo de la vaca) que es un embutido o embuchado de carne porcina picada y adobada, unas "morcillas" -que no hay que confundir con la acepción cubana- que es un trozo de tripa de cerdo o vaca, rellena de sangre cocida condimentada, por ejemplo, con cebolla y especias y a la que se le puede agregar otros condimentos,   "chinchulines" que es la parte del intestino delgado del animal (bien preparados un manjar), riñones, mollejas y otras exquisiteces.  Se puede preparar sobre una parrilla utilizando como fuente de calor el carbón vegetal o leña.  Los que saben ( No es el caso del Dr Sagalovsky) preparan el costillar vacuno o el cordero sujetos a un asador o dos en cruz, que son unas varas puntiagudas clavadas como estacas y con inclinación hacia las leñas bien encendidas.  Los que saben aun más lo preparan con el cuero del animal.  Los que conocen de asados dicen que un buen fuego es esencial, por ello los que concurren a mis asados y me ven prepararlo, nunca han dejado de suscribirse previamente a LLAMA PILOTO.

En una segunda acepción asado era la comida principal que se preparaba en las obras en horas del mediodía (aunque el fuego se encendía a las 10,30 AM) y era preparado por personal de la construcción e incluso a veces hasta invitaban al arquitecto.  Esto se vio hasta casi finalizar el Siglo XX aunque hoy es raro de encontrar tanto el asado como las obras donde se preparaban.

 Por último los suscriptores del Boletín que no vivan en Argentina deberán saber que nuestra carne no tiene el problema conocido como "mal de la vaca loca".  Nuestras vacas podrán ser fanfarronas y creerse las mejores del mundo, pero locas no. ¡ No señor !

 Volvamos a lo nuestro.  Hoy es 30 de Enero de 2001 y Usted se encuentra leyendo una buena novela cuando recibió el llamado de su antiguo cliente: " ¡ Que tal Arquitecto ! Mire lo llamo porque hoy mirando....."  Señores, en escena y con todos Ustedes, el Vicio Oculto.  Que una rajadura, que alguna filtración, que el caño de agua caliente no es de la calidad prometida, etc. ¿ Qué responsabilidad tiene Usted y qué hacer ?

Recuerde: Si en obra existe un vicio oculto, muy posiblemente (y sólo lo doy como posibilidad) haya existido, como dije en el artículo anterior refiriéndome a los vicios aparentes, un comportamiento culposo del Director de Obra al no haber actuado con la diligencia que requerían las circunstancias de tiempo, lugar y personas.  Si no fue asi y existe un reclamo, tendrá que probar su actuación diligente.

 1) ¿ Hasta cuándo le pueden reclamar por el vicio oculto ?

 En el actual Código Civil Argentino no existe ninguna norma que fije un plazo a partir del cual el arquitecto quede liberado por esta responsabilidad que difiera de la prescripción común fijada por el art. 4023 que es de diez años.  La prescripción es un recurso establecido en la ley por el cual el transcurso del tiempo es el medio para adquirir o perder un derecho.  Asi, en nuestro ejemplo, pasados 10 años desde que se entregó la obra,  el comitente no podría reclamarle por los vicios ocultos. 

De lo expuesto también sacamos otra conclusión:  En el actual sistema legislativo argentino (como todo aquel similar) es igual el plazo para poder exigirle a un arquitecto por un pequeño vicio oculto (aún también por el aparente) que aquel por el cual se le puede reclamar por la ruina total o parcial de la obra.

En el Proyecto de Unificación del Código Civil y Comercial de Argentina se prevé un plazo de tres años desde la recepción de la obra para que el Contratista quede libre de responsabilidad por los vicios ocultos.  Tampoco en esta oportunidad se dice nada del arquitecto (art. 1196 proyectado).

Sería importante fijar un plazo también para el arquitecto, pues reiteramos que este podría llegar a tener un reclamo del comitente por un cumplimiento defectuoso de su deber contractual en la Dirección de Obra.

Recomendación:  En una cláusula del contrato fije un plazo (por ej. tres años) de garantía por los vicios aparentes y ocultos, transcurrido el cual el comitente no pueda reclamarle por tal causa.  Esta disposición será válida si el vicio no lleva a la ruina total o parcial de la obra o si Usted conocía la existencia del vicio (Por ej. le mintió sobre la calidad de un material).  Con esta cláusula siempre tendrá una defensa.

2) Plazo de Caducidad.

Otra de las particularidades del vicio oculto:  Desde el momento en que se manifiesta hay un plazo de 60 días para que el comitente reclame al contratista por los mismos.  Transcurrido ese lapso sin que medie reclamo el derecho caduca, se pierde. (art. 1647 bis Código Civil Argentino).

Esto plantéa un problema de prueba al Comitente (dueño de la obra dice el código) pues muchas veces es difícil demostrar desde cuando se manifestó un vicio y, mucho más, si difiere de la fecha en la que fue advertido y denunciado.

Recomendación:  En el caso de que aparezca algún vicio oculto en una obra que dirigieron, seguramente no desearán asumir solos tal responsabilidad.  Después de algún tiempo desearán verle la cara de nuevo al   Constructor, al famoso "Don Guzmán" (Si este tiene o no bienes con los cuales responder ante un reclamo.... ese es otro tema).

Para ello deberán constatar la existencia del vicio, darle una fecha cierta y denunciarlo para que no pase el término de 60 días.  Es importante que el Comitente informe al Arquitecto en forma inmediata cuando advierte la existencia de la aparición de un posible vicio.

En los casos que sea posible registre todo mediante obtención de fotografías las que, según el procedimiento que utilice, deberán ser certificadas por un Escribano o por los testigos que concurran a la constatación.

Para proceder a la verificación de la existencia de un vicio oculto se deberá citar por medio fehaciente (en Argentina por carta documento por ej.) al Contratista para que concurra en fecha y hora determinada al inmueble.  Para la constatación tenemos dos procedimientos: A) Uno es mediante la confección de un acta notarial, es decir con la participación de un Escribano Público (conocidos en otros países como Notario) a fin que de fe pública sobre lo que está ocurriendo.  Se deberán detallar de la forma mas clara posible en que consiste el vicio y, en su caso como ya dijimos certificar las fotografías.  Si el Contratista está presente en el acto (cosa muy rara) se lo puede intimar en ese mismo momento para subsanar los defectos; si el contratista no concurrió a la cita, luego del acta hay que intimarlo. B)  Debo reconocer que en
muchos casos, la entidad del daño a comprobar o la obra misma, no justifica el costo de un acta notarial (mucho menos explicarle al propietario que tiene que cargar con la misma) por ello el acta podrá ser redactada por el mismo arquitecto y será firmada por dos testigos.  Ojo, no conviene poner de testigos a familiares directos o indirectos del Comitente o empleados del Arquitecto ( no porque no confiemos en ellos, sino por una cuestión de poder probar luego la imparcialidad de los testigos).  Finalizada el acta firmarán todas las partes presentes.  Si alguno de los concurrentes se negara a firmar el acta, se deberá dejar constancia de tal circunstancia.

El Arquitecto promete a su comitente un resultado.  En el caso de la Dirección de Obra que lo construido respetará el proyecto y que él vigilará todo el proceso constructivo.  No se pide que el arquitecto Director viva las 24 horas en obra, pero Ustedes saben mejor que nadie qué etapas de la obra requiere una mayor presencia y, en definitiva según las circunstancias, una mayor diligencia.  La existencia de cualquier vicio en obra significa una falla "en el cumplimiento del deber" (y aclaro que no estoy hablando de los fallos que existen en toda obra y que son subsanados antes de la entrega).  Es el Arquitecto el que deberá demostrar en el caso de vicios aparentes u ocultos que los mismos no se produjeron por actuación u omisión suya: DEBERÁ DEMOSTRAR SU FALTA DE CULPA.

¿ Van entendiendo la importancia de un libro de obra y las actas de recepción, aun en aquellas pequeñas ?  El 99,9 % de los arquitectos lectores responde: -¡¡ El pesado vuelve con lo mismo !!-  -Qué les puedo decir: ¡ Es mi naturaleza de abogado !