LLAVE EN MANO
Las últimas novedades y noticias
del mundo inmobiliario

Nº 13
Octubre/2004

 
 
NOTICIAS

Historia del Cuarto de baño (Segunda parte)

Siglo XIX: desarrollo del urbanismo y las ciencias

Es el siglo de la renovación de la higiene:

- Avanzan los trabajos de urbanis-mo, que proponen la creación de fosas sépticas y de un mecanismo de evacuación de las aguas residuales hasta el desagüe en todas las nuevas construcciones. Son los inicios de las tuberías de desagüe.
- El agua residual, rica en nitrógeno, se utiliza para enriquecer la tierra mediante su purificación (principio de nitrifica-ción). Surgen así los primeros campos de abono.
- Al tiempo que los retretes (WC)  Con respecto a las ciencias, los progresos son considerables y en algunas casas de clases altas empiezas a disponer de cuarto de baño, con agua corriente y bañeras de madera, cobre o hierro. y el resto de la población acude a los baños públicos construidos por los Ayuntamientos

En líneas generales, se perfilan las primeras medidas de higiene: lavarse las manos y el aseo diario con agua y jabón Se divulga la idea de higiene como sinónimo de prevención. Aseo y vacunación se convierten en palabras clave.

 Si bien el aspecto evacuatorio ya estaba solucionado no podemos decir lo mismo de la limpieza post-defecativa. El substituto de los trapos o las hojas de papel de diario no llegaría hasta 1857 cuando Joseph C. Gayetty lanzó al mercado su "Papel medicado", hojas de papel manila en paquetes de 500 unidades. Gayetty, bajo el reclamo publicitario"‘un artículo completamente puro para su higiene" Así nació el moderno papel higiénico, que en aquel entonces consistía en hojas de papel manila sin blanquear, marcadas al agua con el apellido del inventor. Sin embargo, el éxito comercial no acompañó a aquella iniciativa, y el papel higiénico de Gayetty no se vendió mucho. En Inglaterra, el fabricante Walter Alcock intentó lanzar su propio papel higiénico en 1879, pero en vez de fabricarlo en hojas sueltas, lo hizo en rollos de hojas para arrancar, separadas por líneas de perforación. No obstante, su iniciativa chocó con el puritanismo inglés de la época, al que parecía inconveniente ver semejante producto en las alacenas de los comercios. Así que el honor de obtener el triunfo comercial de los rollos de papel higiénico hubo de recaer en los hermanos estadounidenses Edward y Clarence Scott, que triunfaron donde los otros dos no lo habían conseguido gracias a una más agresiva y eficaz campaña publicitaria, poniendo en marcha una marca que aún hoy en día domina el mercado.

1810. Se fabrica la ducha Regency. Se experimenta con estilos y diseños.

En 1879, Alcock lanzó su propio producto, rollos de papel con perforaciones que facilitaban su corte. Aunque la invención era buena tropezó con los tabúes estúpidos de la sociedad victoriana. Sencillamente no se admitió que algo destinado para ese uso se vendiera en los comercios. Por ello, el éxito popular del papel higiénico correspondió a los hermanos Edward y Clarence Scott que, eufemismo mediante, lograron que el "tissue Scott" desterrara el reciclado de papel de periódico. Al otro lado del Atlántico, en el Estado de Nueva York, dos emprendedores y barbudos hermanos trataban también de interesar al público en sus manipulados de papel, entre los cuales figuraban los rollos de papel higiénico. Triunfarían en el campo en el que Alcock y Gayctty habían fracasado.

Edward y Clarence Scott se llevaban 3 años y habían nacido en el condado de Saratoga. En el año 1879, el año en que Alcock perfeccionó su rollo perforado en Inglaterra, los Scott vivían en Filadelfia, donde habían comenza-do un negocio de manipulados de papel que, por ser generalmente indispensables, asequibles y no reutilizables, prometían hacerlos ricos. Y el artículo que indiscuti-blemente parecía cumplir mejor estas tres condiciones era el papel higiénico. El timing de los Scott fue mejor que el de Joseph Gayetty.

En la década de 1880, muchos propietarios de casas, hoteles y restaurantes instalaban ya elemen-tos modernos de fontanería para fregaderos, duchas y retretes, y en las grandes ciudades se montaban sistemas de alcantarillado público. En Bostón, Tremont Housc se jactaba desde hacía tiempo de ser el primer hotel que ofrecía a sus huéspedes wateres de cisterna y baños convenientemente instala-dos: “8 retretes y 8 cuartos de baño” (aunque todos ellos se encontraban en el sótano). Filadelfia se enorgulleció de ser la ciudad mejor dotada de wateres y de bañeras totalmente equipados (1.530 bañeras en 1836), que obtenían el agua de la compañía Schuykill Water Works. En la parte baja de Manhattan, se incremen-taba el número de viviendas en las que varias familias compartían instalaciones sanitarias, y fabrican-tes y comerciantes pregonaban las últimas novedades en asientos de water europeos, como el de marco ovalado, y el último grito en tazas: el “Pedestal Vase”, de cerámica y de una sola pieza, que obtuvo la medalla de oro de diseño sanitario al ser presentada en la British Health Exhibition de 1884. El cuarto de baño cambiaba y el clima se hacía propicio para el papel higiénico.

A diferencia del papel de Gayetty, sólo disponible en grandes paquetes de quinientas hojas, el producto de los Scott se ofrecía en rollos de pequeño formato. Se vendía con envoltorios de papel corriente y encajaba en el “retrete americano” que. En aquellos tiempos era conocido, eufemística y acertadamente, como “el cuarto más pequeño de la casa”.

Después de los envoltorios de papel ordinario, el producto evolucionó y adquirió el nombre prestigioso de Waldorf Tissue, para convertirse más tarde en el Scot Tissue, ostentando cada rollo el eslogan de “suave como lino viejo”.Como ya habla sucedido con la publicidad del papel higiénico británico, las primeras campañas de anuncios de los Scott mantuvieron un tono bajo, como deferencia a la sensibilidad del público en lo referente al producto. El Waldorf Tissue parecía más que apropiado para reposar junto a un Pedestal Vase rematado por un asiento ovalado tipo Picture Frame, pero después de la primera guerra mundial la empresa trató de aumentar el mercado mediante una publicidad más agresiva, que trataba de apelar al esnobismo impugnando las marcas de los competidores. Era típico en este aspecto un anuncio que rezaba: “Tienen una casa preciosa, mamá, pero su papel higiénico lastima.” No obstante, el mercado era lo bastante amplio para soportar a numerosos competidores, pues, tal como los hermanos Scott habían comprendido, el papel higiénico era, en verdad, indispensable, asequible y no reutilizable.

 

Para suscribirse
al Boletín volver a Valcap.es

 

 

EL SUEÑO DEL PROPIETARIO

Bajamos las maletas, entramos en casa. Vuelta a la realidad, lo primero que vemos, después de un mes sin estar en casa, las habitaciones que están llenas de polvo. Abrimos las ventanas para ventilar. El calor aun no ha bajado lo suficiente en Madrid, añoramos por unos instantes la playa, pero los gritos de los niños no nos dejan mucho tiempo para pensar, la vecina llama a la puerta, nos trae el gato, las plantas que no están como cuando las cuida uno, le das las gracias, nos pone al tanto de los chismes del edificio: “ sabes, mientras has estado de vacaciones, han ocurrido muchas cosas; el conserje suplente un desastre, no limpiaba, bueno, y, no te quiero decir la vecina del tercero se separa, cuando llego de vacaciones se entero que su marido andaba con una mas joven que ella, esto pasa por dejar al marido de Rodríguez”, mientras oyes el ronroneo de la conversación, piensas qué voy a preparar de cena. Despides a la vecina, vas a la cocina y sacas de una bolsa las patatas y los huevos, que te han sobrado y te has traído, con los niños y la maleta; ¡tortilla de patatas!. Salvada por unos instantes. Cocinas. Acuestas a los niños, y en el salón, un motón de sobres que te ha dejado la vecina, facturas y recibos de la comunidad: teléfono, luz, electricista, ascensor, etc.. te esperan. Te sientas y sientes una gran depresión y unas ganas de salir corriendo, mañana la rutina. Vuelves a ser la Presidenta de la Comunidad y te enfrentarás a la quejas de los vecinos: que si el conserje, que si el ascensor, que si la limpieza, solo el pensarlo te pone enferma, estas deseando que llegue navidades, ese día tan deseado, 28 de diciembre Junta Ordinaria de la Comunidad, que no es ninguna inocentada, pero para ti si lo fue el año pasado, te toco por sorteo ser Presidenta, pero el 28, piensas y tiemblas de emoción, dejaras de ser el centro de atención, se celebrara la junta de propietarios y se nombrará otro presidente o presidenta para la comunidad, volverás a ser la vecina, volverás a la rutina de una propietaria mas, a ser una de las que te quejas; del conserje, de la limpieza, del ascensor, etc.… ¡Oh que gozada ser propietaria¡ y solo dedicarte a fiscalizar y a plantear problemas y quejas. Volveremos a la vida casera, a la paz y ya no miraremos con temor por la mirilla, por fin seremos libres.

 

CONSEJOS

TOLDOS  Y SOMBRILLAS, CONSEJOS PARA EL INVIERNO

Toldos antes de recogerlos:
1.-Mantengalos libres de polvo.

2.-Aspírelos con el accesorio para tapizados que trae la aspiradora o se les puede pasar un plumero.

3.-Si es de plástico lavelo con una solución de jabón líquido, y después enjuaguelo con un trapo húmedo

4.-Aplique  un apresto en aerosol se mantendrán limpios por más tiempo: la tierra no se pegará y la lluvia correrá más fácilmente.

5.- Cuando son de aluminio, en general, están muy altos, es difícil acceder a ellos, lavelos con manguera o hidrolavadora.

 6.-Pongale aceite a los mecanismos, al menos una vez en la temporada, para evitar el óxido y el desgaste innecesario de las partes metálicas.

Sombrillas antes de guardarlas:
1.- Elimine el polvo que tienen con el aspirador.

2.- Frote la lona con un cepillo humedecido en agua tibia mezclada con detergente neutro y unas gotas de amoníaco.

3.- Aclare, si la lona es de colores vivos, para que éstos se fijen bien, añadale un chorrito de vinagre al agua

4.- Abra la sombrilla y deja que se seque al sol.

5.- Cierrela y enrrollela

 

 

ACTUALIDAD

¿EL PRESIDENTE TIENE QUE SER PROPIETARIO?

El articulo 13.2 de la LPH exige que el presidente sea uno de los propietarios. No obstante, alguna resolución judicial  con-sidera que lo puede ser también el usufructuario

“El presidente será nombrado, entre los propietarios, median-te elección o, subsidiariamente, mediante turno rotatorio o sorteo. El nombramiento será obligatorio, si bien el propietario designado podrá solicitar su relevo al juez dentro del mes siguiente a su acceso al cargo, invocando las razones que le asistan para ello. El juez, a través del procedimiento establecido en el artículo 17.3, resolverá de plano lo procedente, designando en la misma resolución al propietario que hubiera de sustituir, en su caso, al presidente en el cargo hasta que se proceda a nueva designación en el plazo que se determine en la resolución judicial.

Igualmente podrá acudirse al juez cuando, por cualquier causa, fuese imposible para la Junta designar presidente de la comunidad.”

La sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid (sección 10), de 25 de septiembre de 1993, que declaró: “respecto al motivo de impugnación centrado en la admisión por la sentencia del nombramiento del presidente en un usufructuario, la Sala acepta la interpretación extensiva que el artículo 12 de la Ley de Propiedad Horizontal hace el juez de Instancia, basándose ya en la finalidad del precepto, ya en la naturaleza del propio derecho de usufructo, en relación con la figura del presidente. El apoyo de esta interpretación puede aducirse que la exigencia del articulo 12 de la LPH, aparece inicialmente suavizada en la Exposición de motivos de dicha Ley, cuando se afirma: “el cargo de presidente, que ha de ser elegido del seno de la Junta”. Lo cual esta en sintonía con el leit motiv jurisprudencial de que el presidente no ha de ser una persona ajena a la Junta, dado que, al fin y al cabo, habrá de ser representante de la comunidad y el canalizador de sus intereses. Y el usufructuario –como titular del goce y disfrute del piso- no cabe duda de que aparece como una figura cercada idónea para conocer y defen-der los intereses comunes. Por otra parte, no hay que olvidar el tratamiento especial que al usufructuario otorga la Ley de Propiedad Horizontal, en el artículo 14, al regular la asistencia a la Junta. En dicho precepto se establece una presunción legal de que el nudo propietario se entenderá representado por el usufructuario, requiriendo sólo que la delegación sea expresa “cuando se trate de acuerdos a que se refiere el numero 1 del articulo 16, o de obras extraordinarias y de mejora” (actual 15.1.3 “Si la vivienda o local se hallare en usufructo, asistencia y el voto corre-sponderá al nudo propietario, quien, salvo manifestación en contrario, se entenderá repre-sentado por el usufructuario, debiendo ser expresa la delegación cuando se trate de los acuerdos a que se refiere la regla primera del artículo 17 o de obras extraordinarias y de mejora.”)  Expresión en la que el registrador parece estar aludiendo a la facultad que en el articulo 490 del código civil concede al usufructuario en los casos de comunidad: “el usufructuario de parte de una cosa poseída en común ejercerá todos los derechos que correspondan al propie-tario de ella referentes a la administración y a la per-cepción de frutos o intereses.. Si cesare la comunidad por dividirse la cosa poseída en común, corresponderá al usufructuario el usufructo de la parte que se adjudicare al propietario o condueño.”

La doctrina ha venido reco-nociendo en esta norma “una simple aplicación al usufructo de la doctrina de la comunidad, establecida en nuestros articulos 392

Hay comunidad cuando la propiedad de una cosa o de un derecho pertenece pro indiviso a varias personas.

A falta de contratos, o de disposiciones especiales, se regirá la comunidad por las prescripciones de este título.

Y 398, para la administración y mejor disfrute de la cosa común serán obligatorios los acuerdos de la mayoría de los participes, No habrá mayoría sino cuando el acuerdo esté tomado por los participes que representen la mayor cantidad de los intereses que constituyan el objeto de la comunidad.

Si no resultare mayoría, o el acuerdo de ésta fuere grave-mente perjudicial a los intere-sados en la cosa común, el Juez proveerá, a instancia de parte, lo que corresponda, incluso nombrar un administra-dor.

Cuando parte de la cosa perteneciere privadamente a un partícipe o a algunos de ellos, y otra fuere común, sólo a ésta será aplicable la disposición anterior.

 “y considera que “al ocupar el usufructuario la posición del nudo propietario, puede llegar a ser nombrado administrador del objeto común”. Se salva, pues, en todo caso el límite de la amenidad a la comunidad, integrando esa interpretación extensiva a la base de la cercanía que algunas figuras jurídicas mantienen con la propiedad total y estricta. (Así lo hizo, por ejemplo, la sentencia de la Audiencia Territorial de Madrid de fecha 4 de junio de 1985 al admitir como válido el nombramiento de presidente del esposo de la titular del piso, en base a la presunción de ganancialidad.)

Bibliografía:
La responsabilidad del Presidente de la Comunidad de Propietarios

Rafael Gómez-Ferrer Sapiña

 

ACTUALIDAD

ALQUILER, REALQUILER, ESTUDIANTES

Dar con un inquilino que pague religiosamente, y que cuide la casa es como si le tocará la bonoloto.

Septiembre es  la época en que las agencias inmobiliarias, se dedican a ofertar pisos y apartamentos en alquiler en las ciudades o pueblos donde existen universidades. La competencia a este mercado se encuentra en los tablones de las facultades, en los bares, cafeterías, tiendas, supermercados, farolas, etc.  de los pueblos de los alrededores de Madrid, se encuentran anuncios donde se puede leer: Se alquila casa para estudiantes; Se comparte piso con chicas estudiantes; Se alquilan habitaciones para estudiantes. Es un mercado que no aparece en las estadísticas, es un mercado en que los contratos de alquiler se suelen realizar por nueve meses, en algunos casos excepcionales se suele alquilar por un año, y se prorroga hasta que el ultimo de los estudiantes que empezó la carrera en esa casa, y que firmo el primer contrato de alquiler, la termine, si es de los que la termina en su tiempo reglamentario, la casa se vuelve a alquilar a nuevos inquilinos, pero si los que alquilaron que normalmente son varios, alguno no termino, sigue en la casa, pero realquilando las habitaciones. Igual que existe la picaresca por parte de los inquilinos también existe por los arrendadores, pues  la mayoría de las veces esos propietarios, no depositan la fianza del contrato de alquiler que se les entrega, en el organismo correspondiente. Un negocio que mueve no menos de 5 millones de euros o más y que resulta opaco para Hacienda en su totalidad.

Otra modalidad, por parte del los propietarios, para poder conservar la casa en las mínimas condiciones de higiene y confort, es alquilar la casa por habitaciones, teniendo a cargo de la misma una persona, que les va a hacer la comida, la limpieza y que  les lava la ropa. Con ello el propietario se queda tranquilo de que al terminar la temporada universitaria en-contrara la casa en las mismas condiciones, aunque ni con ello suele ser así. Una de las peculiaridades del mercado de viviendas estudiantiles es que en sus tres cuartas partes se contrata verbalmente por habitaciones, lo que propor-erse de sus inquilinos al más mínimo incumplimiento.
Teniendo en cuenta que no suele mediar entre las partes ningún tipo de contrato por escrito el único comprobante que puede existir a la hora de una reclamación judicial es una transferencia bancaria a comienzos o finales de mes.

Muchas familias que no pueden o no llegan holgadamente a final de mes, alquilan una habitación a un estudiante con comida incluida cobrando alrededor de los 900 euros mensuales, otras familias de personas jubiladas, que viven solas y que ofrecen las habitaciones de sus viviendas para compartir con estudian-tes, a cambio de un dinero y sobre todo de una compañía que necesitan, estas modalidades son buenas tanto para el estudiante como para el arrendador, en unos casos porque pueden paliar el déficit familiar, pues la pensión suele ser escasa, y por otro se cubre  un servicio social.

Se calcula que entre agosto y septiembre la oferta de viviendas para universitarios no bajará de medio millar al mes, a los que hay que añadir, ya en el resto del curso, ya en temporada baja, una media de otras cien: son los restos o retales de quienes no estaban antes de acuerdo en los contratos o que buscan una nueva ubicación para mejorar de barrio, o estar más cerca de la facultad. Otros descubren que vivir en Madrid y no en los pueblos como Villaviciosa, Mostoles, Villanueva de la Cañada, etc., les es más gratificante durante  los fines de semana, pues descubren que tienen mas zonas de ocio. Estos son los que calificamos como los eternos estudiantes, los que aprueban una media de dos asignaturas por año.

El chollo en los alquileres estudiantiles se da en aquellos contratos que se efectúan por un año, sin prorroga y responde el padre, el cual es el que ha firmado el contrato, y que normalmente responde con un aval bancario por las 12 mensualidades.

 

 

 

REFRÁN O FRASE CÉLEBRE


Justicia y no
por mi casa

HACIENDA
CONSULTAS EMITIDAS
POR LA DIRECCIÓN GENERAL
DE TRIBUTOS
ÓRGANO : SG de Impuestos so-bre el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas
MATERIA: Vivienda Habitual

CUESTIÓN PLANTEADA: El su-puesto afecta a una pareja que adquiere una vivienda para fijar en la misma su domicilio. Sin embargo, la reducción del salario obtenido por uno de ellos aconseja la venta de dicha vivienda, destinando el importe obtenido a la adquisición de otra más modesta.
  Se plantea la relevancia fiscal de tal venta, puesto que no han transcurrido 3 años desde la compra (tiempo mínimo que la Ley fija para considerar una vivienda como “vivienda habitual” del contribuyente).

CONTESTACIÓN COMPLETA: La Dirección General de Tributos señala que la venta realizada antes del transcurso de 3 años requiere de circunstancias que necesariamente exijan el cambio de vivienda, y no una mera conveniencia del contribuyente. Por lo tanto, no basta con que se produzca matrimonio, separación matrimonial, traslado laboral, obtención de primer empleo o cambio de empleo para que resulta posible la venta de la vivienda sin coste fiscal, sino que además tal circunstancia debe obligar al cambio de vivienda.

  Si se prueba debidamente la existencia de tal circunstancia que hace indispensable el cambio de residencia, se producen dos efectos fiscales:

  -  no se pierde el derecho a las deducciones practicadas por la adquisición de la vivienda habitual.

  -  La ganancia patrimonial obtenida con la transmisión queda exenta por reinversión.

Para comprar volver a Valcap.es

 

 

CONSULTA

¿Puedo impugnar un acta de una junta de propietarios, en la que me abstuve en un punto del orden del día, y, no me contabilizaron como asistente ni  me tuvieron en cuenta en ese punto ?

 La ley no dice nada al respecto cuando un propietario asiste a la junta y no toma partido por un determinado asunto. Los administra-dores a la hora del cómputo de su voto no lo contamos ni tampoco su coeficiente. Con lo cual si hay 24 propietarios en la Junta y usted es uno de ellos y se abstiene, para ese punto del orden del día contabilizamos como si fuesen 23 los votos y los coeficientes serán los de esos 23 votos, dándoles al no o al si, los votos y la suma de coeficientes, que les correspondan según las votaciones de que hayan efectuado esos propietarios.

NO VOTARON EN CONTRA DEL ACUERDO QUE AHORA IMPUG-NAN, SINO QUE SOLAMENTE SE ABSTUVIERON, TAL Y COMO CONSTA EN EL ACTA CORRES-PONDIENTE Y NO ES NI SIQUIERA CUESTIONADO POR LOS MISMOS, ES MANIFIESTO QUE CARECEN DE LEGITIMACIÓN ACTIVA PARA TAL IMPUGNACIÓN

 

 

SENTENCIAS DEL T.S.

Audiencia de Salamanca Sentencia de 15 de abril de 2002

ANTECEDENTES DE HECHO
Primero.- El día veintisiete de diciembre de dos mil uno, por el Ilmo. Sr. Magistrado-Juez del Juzgado de Primera Instancia núm. 3 de Salamanca, se dictó sentencia que contiene el siguiente FALLO: "Que desestimaba la demanda principal interpuesta por el Letrado D. José Mª. Benavente Cuesta, en nombre y representación del Excmo. Ayuntamiento de Salamanca y la acumulada, interpuesta por el Procurador D. José Manuel López Carbajo, en nombre y representación de D. Eusebio _____, D. Manuel _____, D. Salvador _____ y D. Ángel _____, contra la Comunidad de Propietarios de la Calle _____ de esta ciudad y absolvía a esta de sus pretensiones, con imposición de las costas a los actores por partes iguales.". En fecha siete de enero de dos mil dos se dictó auto aclarando la sentencia dictada que contiene la siguiente parte dispositiva: "SE ACLARA de fecha 27 de diciembre de 2001 en el sentido siguiente: Que la demanda acumulada, interpuesta en un principio ante el Juzgado de igual clase numero 4 de Salamanca (Procedimiento Ordinario número 282/02) por D. Eusebio _____, D. Manuel _____, D. Salvador _____ y D. Ángel _____ lo fue por el Procurador D. José Julio Cortes González en nombre y representación de los mismos, en vez del procurador D. José Manuel López Carbajo, como erróneamente consta y la demandada Comunidad de Propietarios de la calle _____ de Salamanca, esta representada en autos por la Procuradora Dª Purificación Valle Corcho.".

Segundo.- Contra referida sentencia se preparó recurso de apelación por la representación jurídica de las partes demandantes, que fue formulado en tiempo y forma por dichas representaciones quien des-pués de hacer las alegaciones que estimo oportunas en defensa de sus pretensiones terminó suplicando se revoque la sentencia recurrida y se estime el recurso de apelación interpuesto por dicha parte, dado traslado de dicho escrito a la representación jurídica de la parte contraria por la misma se presento escrito de oposición para terminar suplicando se desestime el recurso de apelación interpuesto, confirmando la resolu-ción recurrida, condenando expresa-mente a la recurrente en las costas procesales.

Tercero.- Recibidos los autos en esta Audiencia se formó el oportuno rollo señalándose para la votación y Fallo del recurso el día nueve de abril de dos mil dos, pasando los autos al Ilmo. Sr. Magistrado Ponente para dictar sentencia.

Cuarto.- Observadas las formali-dades legales.

Vistos, siendo Ponente el Ilmo. Sr. Magistrado D. Ildefonso García del Pozo.

 

 

 

FUNDAMENTOS DE DERECHO

Primero.- Se recurre en apelación tanto por la representación procesal del Excmo. Ayuntamiento de Salamanca como por la de los codemandantes Don Eusebio _____, Don Manuel _____, Don Salvador _____ y Don Ángel _____ la sentencia dictada por el Juzgado de 1ª Instancia número 3 de esta ciudad con fecha veintisiete de diciembre del pasado año, la cual, al apreciar la falta de legitimación activa de los demandantes para impugnar el acuerdo de la Junta de Propietarios, desestimó las de-mandas por ellos promovidas, posteriormente acumuladas, intere-sándose por dichos recurrentes en esta segunda instancia, con base en las alegaciones contenidas en sus respectivos escritos de formalización del recurso, la revocación de la mencionada sentencia y que se dicte otra por la que, declarando su legitimación activa, se estimen en su integridad las pretensiones de tales demandas, declarando consecuen-temente nulo el acuerdo adoptado por la Junta de Propietarios de la Comunidad en fecha 5 de marzo de 2.001.

Segundo.- Como ya señaló la Sentencia de la Audiencia Provincial de Córdoba de 23 de junio de 2.000, la legitimación para la impugnación de los acuerdos a que se refiere el artículo 18.1, de la Ley de Propiedad Horizontal, reformada por la Ley 8/1.999, de 6 de abril, conforme al número 2 del referido precepto, sólo la tienen los propietarios que, habiendo asistido a la Junta, "hubiesen salvado su voto", expresión más rigurosa que la de "propietarios disidentes" que empleaba el artículo 16.4, de la Ley de Propiedad Horizontal de 1.960, pues la expresión de la Ley derogada comprendía, según la interpretación más habitual, a todo propietario que no estuviese conforme, expresa o tácitamente, con el acuerdo, mientras actual dicción ha de interpretarse en el sentido de exigir, como requisito de legitimación, que el propietario disidente del acuerdo, haya hecho constar su oposición al mismo (no siendo suficiente la abstención o el voto en contra), reflejándose específicamente en el acta, en la que ha de constar la reserva expresa del propietario en contra del acuerdo, a los efectos de su futura impugnación.

Claramente resulta del contenido del artículo 18.2, de la vigente Ley de Propiedad Horizontal que constituye requisito mínimo para poder impugnar un acuerdo adoptado en Junta de Propietarios que el comunero que lo impugna haya votado en contra del mismo, no siendo suficiente la mera abstención. Así se pronuncia de manera unánime la doctrina científica, cuando afirma que para los presentes se requiere haber votado en contra y que, si se abstuvo, no puede luego impugnar (Ventura Traveset. Derecho de Propiedad Horizontal); que los asistentes sólo podrán impugnar siempre y cuando hagan constar su voto negativo en la Junta, no siendo posible ir contra sus propios actos, de tal manera que, si en la reunión el comunero, o su representante, ha votado a favor o se abstuvo, no tendrá las condiciones exigidas para acudir a la vía judicial (Loscertales Fuertes. Propiedad Horizontal); y que, según la expresión legal, el acuerdo podrá ser impugnado por los propietarios disidentes que hubieran salvado su voto en la junta, por los que hubieran sido privados de modo ilegítimo de su derecho de voto y por los ausentes, pero no podrán impugnar los que hayan votado a favor del acuerdo ni los propietarios que se abstuvieron en la votación, a diferencia de lo que se propugnaba bajo el régimen anterior (Bercovitz. Comentarios a la Ley de Propiedad Horizontal).

Tercero.- Por lo que, si por los demandantes en la Junta de Propietarios de fecha 5 de marzo de 2.001 no votaron en contra del acuerdo que ahora impugnan, sino que solamente se abstuvieron, tal y como consta en el acta correspondiente y no es ni siquiera cuestionado por los mismos, es manifiesto que carecen de legitimación activa para tal impugnación, según ya concluyó la sentencia impugnada, y por ello ha de ser desestimado el recurso de apelación y confirmada la referida sentencia, con imposición a los mismos de las costas causadas en esta segunda instancia, conforme a lo dispuesto en el artículo 398.1, en relación con el artículo 394.1, ambos de la vigente Ley de Enjuiciamiento Civil

En atención a lo expuesto, en nombre del Rey y en virtud de los poderes conferidos por la Constitución,

 

 

 

EL COMIC